Dime que es mentira

 ENTREVISTA CON EL  DIRECTOR DAMIÁN CORDERO

1) Si bien Josep Pere Peyró es un dramaturgo y hombre de teatro con amplia trayectoria, no es tan conocido en México, ¿cómo fue que descubriste su dramaturgia? 

Viví en Barcelona 3 años, haciendo una maestria, y en ellos tuve oportunidad de leer y ver mucho teatro europeo, y por supuesto mucho teatro catalán, fue así como entré en contacto con dramaturgias muy interesantes, originales, arriesgadas, y profundas. En el caso de éstos estupendos textos, primero los vi montadas por un grupo argentino que daba funciones en la Sala Beckett de Barcelona, e inmediatamente me sentí atraído por el lenguaje de la obra y su estructura, de manera que a mi vuelta, me traje las obras a México en donde tuvieron que esperar unos años para ser montadas.

dime. 72.2

2) En la obra hay un juego sobre lo que se sabe y lo que oculta cada personaje, sobre la verdad y la mentira ¿cómo trabajaste con los actores sobre este tema?

 Para empezar, haciendo conscientes al equipo de que todos mentimos, casi todo el tiempo, de mil maneras distintas, tantas, que ni nos percatamos de qué, o cuales son mentiras en aquello que respondemos, u opinamos, e incluso de lo que pensamos acerca de nosotros mismos y nuestros actos; o sea que estamos muy acostumbrados a manejar de formas muy diversas las modalidades de lo que decimos que es la Verdad o las verdades, al igual que en la vida cotidiana operamos hábilmente los mecanismos de las mentiras. Lo curioso, es que como es un tema espinoso y sobretodo comprometedor, casi no se reflexiona sobre este asunto, es como si se diera por sobreentendido, y uno siempre mereciera la sinceridad ajena. Así que fue un proceso revelador el ir quitando y poniendo “máscaras” a los personajes. Además el teatro en general y la actuación en particular es un oficio en el que el tema de lo verdadero, y lo genuino, así como lo aparente y lo falso, están siempre sobre la mesa, así que fue un juego de apariencias y realidades muy divertido de jugar.

Captura de pantalla 2014-04-10 a las 19.07.13

3) ¿En qué formas estéticas te inspiraste para hacer esta obra?

 Me considero parte de una generación que hace un teatro directo y franco, en donde no se trata de enmascarar la representación si no de evidenciarla, me gusta que se noten las costuras pero para que la lectura del espectador sea más transparente, trato de no subestimarlo ni hacerle creer lo que no hay, prefiero que el público cuestione todo, incluyéndose a sí mismo para que saque sus conclusiones. Los textos de peyró lo propician, oscilan entre un lenguaje muy cotidiano, y otro a la vez analítico y poético, dónde la palabra es muy importante y a la vez está llena de huecos que se necesitan rellenar.

dime.72.4

4) ¿Qué ha significado para ti hacer este montaje? , ¿cuál fue el reto mayor al que te enfrentaste?

 Los significados de este quehacer son muchos, y de todo tipo, sobre todo el empeño de ser mejor persona y mejor teatrero. El reto principal es comunicarse bien, hacer teatro es compartir con un equipo de personas (generalmente soñadoras y entusiastas) una serie de ilusiones y conocimientos, y luego hacérselos llegar de la mejor manera y en el mayor número posible, a otro grupo de personas (generalmente cómplices y generosos) para pasar un buen rato y rozarnos las emociones. El reto pues, es que eso suceda, y entretanto, sobrellevar las consabidas vicisitudes propias del oficio (gestión, difusión, duración, dinero

dime.72.3

Written by

Sin comentarios aún.

Deja tu comentario