Presentación

compañia

 

 

Carretera 45 Teatro

Yo prefiero imaginar un México con más y mejores espacios, donde los jóvenes artistas, se puedan manifestar con libertad. Acá, sigue siendo la demanda de espacios muy superior, pero infinitamente, a la oferta de los mismos por parte de las instituciones. Además no hay que descartar lo favorable que han resultado los pocos espacios independientes que hay, para abonar en la potencia creadora de grupos y artistas individuales. Muchos de nuestros jóvenes dramaturgos, directores y actores, que ahora, son el referente en la escena nacional, e incluso internacional se han motivado y crecido en sus disciplinas, gracias a su talante experimental propio de estos espacios independientes. Hay ejemplos y tienen nombre, todos los sabemos. Así como su aportación en la búsqueda de distintos y mejores modos de producción. Si en España, les hace daño tener más espacios, tendríamos que ver porque, y a que se debe en su realidad actual. A su historia y circunstancia. Pero, en México, en mucho, estas iniciativas, más bien tenderán a dar mas ganancias, cada dia. El mejor teatro, por ejemplo, desde mi perspectiva, es el que incide en la sociedad como motor para el cambio. Y eso, esta ahí. Decir que porque hay más espacios deberá existir mas amateurismo, es un tanto errado. ¿No tendría que ser al revés? Es decir, ¿No sería que, aquellos que no se han presentado, al presentarse dejan de ser amateurs y se convierten en una posibilidad? ¿Una de cambio, de transformación, de cuestionamiento? ¿O será que en España, nacen ya sabiendo expresares en sus distintas disciplinas? Yo más bien lo veo como una inversión, como un acto de fe, de confianza. Yo creo en los jóvenes. Creo que en ellos esta la vida, el sueño recuperándose, la propia realización del sueño. Y por eso en Carretera estamos apostando con ellos a hacer de nuestro espacio, una realidad cultural para la colonia. Tal vez, ahí radica la utopía. Igual y no llegamos a ellos, a las personas de a pie. Pero no nos vamos a quedar esperando. Ya fuimos a su calle. Ya nos aceptaron ahí. Ahora habremos de convivir con ellos, sacando de esta convivencia, algo positivo para nosotros, para ellos, para la comunidad. Hacerlo sin falsedad, con los jóvenes de lado, es hasta donde alcanzo a intuir, nuestra fortaleza, nuestra esperanza. Me da en verdad mucha tristeza la situación en España. También acá hay muchas cosas dentro del teatro, por el cual ponerse tristes y luego alertas, pero definitivamente por NOSOTROS NO, POR LOS JOVENES HACIENDO TEATRO NO; POR LAS INCIATIVAS COMUNES NO, POR LA APERTURA NO. POR LA CONSTANCIA HACIA EL ENCUENTRO DE NUEVAS FORMAS Y NUEVOS ESPACIOS, NUNCA. Ahí, por el contrario, lo único que alcanzo a oír, es que el río, con toda su fuerza, nos viene arrastrando a conocernos más, a distinguir con ello, una luz al final del oscuro túnel.

Antonio Zúñiga